Crónica del mayor punto ganadero de la región

En el campo, muchos son los aspectos que le pueden gustar a las personas. El tener espacios libres para poder caminar, corretear y poder criar distintos animales, son de cierta manera los puntos más atractivos que uno puede tener en un espacio tan abierto.

Feria ganadera del distrito de majes ubicada en el sector de Santa María de la Colina

Pero la posibilidad de tener que trabajar en este ambiente implica más responsabilidad que en cualquier otro oficio, puesto que los animales comen, producen para la manutención de las familias que dependen de este servicio en específico. Dentro de las personas que están en estos negocios son muchos los aspectos por los cuales se les puede llamar a uno ganadero, camalero, entre otros seudónimos representando entre ellos mismo.

Todos aquellos vinculados a estos trabajos tienen un punto de encuentro, que a lo malo que bueno los llegan a relacionar. Pues sí, en el distrito de Majes existe un lugar que de nombre tiene “CAMAL”, pero en realidad es una feria ganadera, que en la opinión de quien escribe es la más grande en toda la región Arequipa y tal vez una de las más importantes en todo el sur del país.

La industria ganadera recibe a comerciantes de la distinta parte del Peru.

Teniendo una jornada laboral sin igual, puesto que levantarse a las 3 o 4 de la mañana es algo normal para ellos, cada martes y viernes es el sacrificio que hacen para poder ir al punto de venta más visitado por los pobladores del lugar. En camiones, camionetas, tráiler, entre otros, todos comienzan hacer una larga cola para poder hacer el ingreso al campo ferial.

¡Aguanta, Aguanta! Gritan los trabajadores del municipio mientras están contando cada cabeza de ganado que entra, teniendo una contadora en la parte alta y una cobradora en la parte baja, haciendo su labor de cobro obligatorio por cada animal que ingresa, teniendo un precio módico de 1 sol por cada uno a bordo de los camiones, dándole acceso a la zona de desembarque, la cual es una de las más ajetreadas para poder lograr una ubicación “temporal”.

¡Arree!,! Fila!, gritan los ganaderos para poder descargar las vacas, toros, borregos, chanchos, etc. Comenzando así su camino hacia el patio principal, lugar destinado por el tipo de animal que se lleva. Teniendo las secciones de carne, leche, terneros, ovinos y el matadero de animales.Dentro de los trabajos encontrados en el lugar, están los jaladores.

“Llévate mi vaquita, está preñada, está lechando”, “tengo esta para carne, yo calculo que tendrá tanto de peso”, en fin, son muchas las frases que se puede utilizar dentro del ambiente ganadero, todo con la finalidad de poder vender. Algunos son dueños directos algunos otros comerciantes y también están los revendedores.

Desde los dueños, vendedores, jaladores, trasportistas, todos conocen el lenguaje popularmente conocido y establecido al momento de hablar de montos, teniendo como abreviaciones para muchas palabras tales como 25, 35, abreviando la cantidad exacta de dinero o algunas otras para cerrar trato en el momento de estar regateando, así como partimos, encima la diferencia, ni para ti, ni para mí.

Tener la experiencia de poder laborar o vivir este día a día, es para pocos privilegiados, puesto que algunos van con determinación de lograr su sustento y algunos otros a ver qué pasa. Teniendo como horario de 3:00 am a 10:00 horas, son muchas las personas que circulan durante este tiempo llevándose algo físico o monetario para sus hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *