EL 60% DE LA POBLACION MAJEÑA LABORAN EN ESTE RUBRO.

EL DISTRITO ES EL SEGUNDO MAYOR FRABICADOR DE DERIVADOS LACTEOS EN EL PERU.

Los deficientes manejos de los establos, el constante desequilibrio de la producción y el incremento de los insumos para la elaboración  de los suplementos alimenticios, son los causantes de la baja rentabilidad ganadera.

La ausencia de los administradores veterinarios y orientación por parte de las empresas recolectoras son los causantes de la baja eficiencia en las empresas dedicadas a este rubro. La variación de precios en quincena de pago conlleva a los colonos de menor escala  a optar por la venta de sus animales ante el temor de quedarse en la quiebra. Las entidades bancarias brindan apoyo a los pobladores del distrito cuyos establos tengan mayor promedio de rentabilidad, dejando de  lado a los de menor productividad.

Cada vez más lejano se ven aquellos años, donde los agricultores majeños optaron por la lechería antes que la agroexportación de frutas y verduras para mercadores extranjeros. Son más de 25 años desde que decidieron por mantenerse en  este negocio, antes de aventurarse a un futuro incierto. Tras los años son muy pocos los que en realidad le sacaron provecho  a esta decisión y son muchos más  los que ante el constante cambio se van declinando de su determinación.

Establo D’ lácteos  d5 el pedregal

En el 2008  el distrito de Majes y sus anexos eran nombrados como la primera cuenca lechera del Perú, teniendo esa batuta por casi diez años consecutivos.

Para el Médico Veterinario, Jack Borja Bautista,  con más de 10 años de trabajo continuo en las pampas de majes, son muchos los problemas los cuales  influenciaron en el descenso del ranking a nivel nacional.  “La falta de organización para darle a la leche un valor agregado y ser competitivo a nivel nacional, además por la ineficacia en manejo reproductivo, administrativo, sanitario y procesamiento de forraje de calidad, sumado al mal pago de la leche por un monopolio dominado por  Gloria y Laive. Asimismo los pobladores dejaron de hacer ganadería por que empezaron a sembrar productos de exportación como el ají paprika en sus inicios, luego alcachofa, cochinilla, espárrago, uva, palta, quinua, etc.; El cual tuvo muy buena aceptación a los mercados internacionales pero duro poco porque  algunos de los productos mencionados ya no son rentables como agricultura”.

la mayoría de ganaderos opta por la inseminación para el mejoramiento de su ganado vacuno

Los fracasos intentos en la agricultura, obligaron  a los parcelarios  a volver hacer ganadería lechera y de carne, pero hoy en día por los altos costos de los alimentos procesados como el maíz, soya, afrecho, harina de pescado, pasta de algodón, entre otros hacen que el ganadero tenga un desequilibrio en la rentabilidad hoy en día.

Y todo este incremento del precio de los insumos es repercusión del covid 19, que aumento de consumo de carnes como el pollo y el cerdo, dichos animales son criados especialmente con harina de maíz y soya, haciendo que las empresas grandes como Rico Pollo, San Fernando, entre otros aseguren sus producciones, abarcando la mayor parte de embarcaciones que importen estos insumos. Por consecuencia la desestabilización  a  los ganaderos pequeños, que al no  poder comprar las cantidades industriales de los productos para la elaboración de sus concentrados,  están obligados a retirarse del sector pecuario.

Carlos Casas Reiner, Productor Lechero con más de 18 años de experiencia expreso que, “en todos mis años de experiencia, fueron muchas las crisis que vivido, pero ninguna como esta, solo queda mantenernos en este rubro y tratar de manejar las dietas alimenticias  de nuestros vacunos. Algunos ganaderos que no sepan manejar estos aspectos optan por vender su ganado, pero es algo erróneo, solo esperemos que se dé un declive a la alza de precios de los insumos así permitan a los de menor de escala poder mantener sus ganaderías”

Los programas de inversión dados por el gobierno son manejados por las entidades bancarias del sector, que tras investigaciones realizadas optaron por centrar el 80 % de su apoyo a las empresas de gran producción. Dejando el 20 % para las de mediada categoría y dejando como única opción  para los de menor escala sacar prestamos, con índices muy altos de interés.

Dentro de la población majeña, no solo son estos los problemas que los orientan a una crisis, sino que también la elaboración del forraje para sus animales, donde la cultivación de maíz, alfalfa, entre otros requieren ciertos tipos de productos químicos que hoy en día aumentaron su precio en más del 20%. Este tipo de problemas no solo afectan a los ganaderos que cuentan con parcelas propias si no que también a los que son independientes. Estos llegan de distintos lados de la región para poder iniciar en el rubro de la lechería, alquilando eriazos, lotes y parcelas  para poder comenzar.

Por las razones mencionadas y la falta de apoyo de las empresas encargadas de la recolección de la materia prima, los residentes del distrito de Majes,  estarían marcando una gran tendencia de venta de sus animales. En algunos casos dichos bovinos son vendidos a establos de mayor envergadura y en otros casos  son vendidos para la industria de carne.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *