ESTE 24 Y 25 DE DICIEMBRE, SUSPENDEN MISAS EN CATEDRAL DE AREQUIPA

La Misa de Navidad presidida por Monseñor Del Río se transmitirá el 25 de diciembre a las 6 p.m. por el Facebook del Arzobispado de Arequipa.

Con la finalidad de colaborar con las medidas dispuestas por el gobierno para los días 24 y 25 de diciembre y a fin de evitar cualquier posible contagio del COVID-19, este año, Monseñor Del Río no celebrará con presencia de fieles las tradicionales Misas de Nochebuena y de Navidad en la Catedral de Arequipa. No sin dolor, nuestro Arzobispo ha tomado esta decisión ante la prohibición de que durante esos días circulen vehículos privados y tomando en cuenta que la mayoría de los fieles que acuden a esas celebraciones litúrgicas no residen en el entorno de la Catedral sino en otros barrios, por lo que prefiere que no se expongan utilizando el transporte público ya que durante las últimas semanas ha aumentado considerablemente el número de contagiados por el coronavirus en nuestra ciudad.

En ese contexto, Monseñor Del Río ha animado a los fieles a participar en las Misas que se celebrarán en la parroquia que quede más cerca a su domicilio, de modo que puedan ir caminando. Aquellos que viven en el centro histórico podrán participar en las celebraciones que, en diferentes horarios, se realizarán en los diversos templos de la zona.

En cuanto a los fieles que no puedan acudir a Misa por no tener un templo cercano o formar parte de la población en riesgo, nuestro Arzobispo recordó que por esta ocasión pueden participar a través del Facebook de alguna de las numerosas parroquias que transmitirán dichas celebraciones en vivo. La Misa de Navidad presidida por Monseñor Del Río se transmitirá el 25 de diciembre a las 6 p.m. por el Facebook del Arzobispado de Arequipa.

Al dar estas indicaciones, Monseñor Del Río pidió a los fieles que durante estas fiestas sean especialmente cuidadosos para evitar que el virus se siga propagando y los animó a vivir la Navidad en casa, en ambiente de oración y fiesta doméstica, evitando las visitas que no sean indispensables y, eso sí, llamando por teléfono o comunicándose a través de las redes sociales con los parientes y amigos ancianos, enfermos o que viven solos, para hacerles presente el amor de Dios que se hace Niño para estar cerca de todos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *