COVID 19 continúa afectando a hoteles y restaurantes

El panorama en Puno, es desolador. El Covid -19 provocó que el 99% de las agencias turísticas cerraran y que muchos hoteles y restaurantes quebraran. A pesar de que muchos decidieron reinventarse, el sector turismo sólo genera el 2% de ingresos en la ciudad altiplánica.

Galerías y restaurantes se mantienen cerrados.
Galerías y restaurantes se mantienen cerrados.

Cerrados

El flujo económico que generaba este sector ha desaparecido. Lo que queda, no son más que migajas. Pese a que el turismo nacional, permitido hasta el 30 de enero de este año, generó ingresos en miles de puneños, la paralización establecida por la cuarentena estricta, los ha vuelto a poner en “jaque». Las mínimas ventas son generadas por la misma población, muchas veces de manera informal.

El Decreto Supremo N° 017-2021-PCM, en el artículo 3, indica que Puno, no puede recibir visitantes nacionales, debido a que el transporte interprovincial, sea por vía terrestre o aérea, está restringida. Tampoco se ve el turismo local puesto que los restaurantes no pueden atender al público. Lo mismo sucede con las bibliotecas, museos arqueológicos, centros culturales, galerías y otros afines.

Principales calles de la ciudad se encuentran sin acceso.

Pronunciamiento

El presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Puno, Francisco Aquise, nos indica que esta paralización se asemeja a lo vivido en marzo del año pasado, en donde la gran mayoría de agencias decidieron cerrar sus empresas.
“En la actualidad, la mayor parte de servicios turísticos han cerrado en un 99%. Algunas empresas han decidido cambiar de rubro, emprendiendo en negocios de salud o vendiendo productos de bioseguridad. Algunos otros trabajadores migraron a otras ciudades”, señaló.

Presidente de la Cámara de Comercio y Producción, se pronuncia.

Festividad de la Candelaria

En febrero miles de visitantes llegaban a Puno para presenciar la festividad de la Virgen de la Candelaria, sin embargo, hoy, las calles lucen vacías.

Francisco Aquise, agregó que “en la Candelaria, se daba un flujo fuerte, pero generalmente los visitantes, son personas que llegaban a las casas de sus familiares, se consideraba como un mes de temporada baja, pero de todas maneras era una gran inyección económica a la ciudad”.

De otro lado agradeció la ayuda brindada por parte del Ejecutivo. “Tenemos programas dados por el Gobierno, como Turismo Emprende, que brinda apoyo a las empresas hasta un 70% en planillas en la tercera parte de personal en los hoteles, a efectos de generar actividades innovadoras desde la quincena de diciembre del año pasado. Veníamos trabajando muy bien, sin embargo, tuvimos que parar otra vez como en marzo del 2020”.

Ningún otro sector ha sido tan golpeado como el turismo. Los pobladores de Los Uros, trabajan de manera informal esperando que la situación se normalice lo más pronto posible. La quiebra es una realidad que hoy se vive en las principales calles de la ciudad, tanto así, que los letreros colocados en las afueras de los restaurantes están en español.

Con el paso de los días, todo sigue igual. Los artesanos ponen sus productos en remate. Su única motivación es recuperar el capital invertido, aunque son conscientes de que no lo lograrán. Los hoteleros han puesto sus locales a servicio de otras esferas. Los emprendedores e inversores, trasladan su capital a otro sector.

En Puno no hay visitantes, el turismo ha desaparecido hasta nuevo aviso. Las nuevas restricciones han liquidado a quienes pretendían volver a empezar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *